Opinión: El Síndrome de José Huertas González

Articulo

La Lucha Libre puertorriqueña sufre de varias enfermedades y síndromes. Está la grave enfermedad de la nostalgia, la cual aflige a la escena boricua en su mayoría y hace que compañías como IWA PR sean algo, todavía en el 2019. También tenemos el grave desorden mental del “sobrebookeo”, el cual hace que promotores y libretistas piensen que con 10 intervenciones y varios abusos del árbitro harán dinero en esta época. Pero, no hay peor enfermedad que impacta a la lucha libre en la isla como el Síndrome de José Huertas González o S.J.H.G.

Este síndrome es bastante concurrente y afecta al menos el 75% de los puertorriqueños que frecuentan carteleras de lucha. El Síndrome de José Huertas González (SJHG) es más prevalente en la vieja generación, y en la mayoría de las veces, a quien más afecta es a luchadores, promotores y fanáticos que vivieron la época de oro de la lucha libre en los años 80s. Muchas figuras reconocidas de la lucha libre sufren de este síndrome: Carlos Colón, Hugo Savinovich, Savio Vega, Chicky Starr, casi todas las empresas de lucha libre en la isla y al menos una gran parte de los luchadores en la isla.

El Síndrome de José Huertas González se puede describir como: el apoyo total o parcial del Invader I, pese a su pasado sangriento y tenebrosa historia detrás de su exoneración en el asesinato de Bruiser Brody. Muchas veces los pacientes de este síndrome creen que deben traer al Invader a su compañía o que es correcto todavía avalarlo o promocionarlo, a pesar de haber sido el causante principal de la muerte de Bruiser Brody y de su exilio de cualquier escena de lucha libre respetable en el mundo. Muchas veces, los afligidos por el Síndrome de José Huertas González (SJHG) no verán nada malo en asociarse con él, pero se sentirán ofendidos cuando documentales y libros de historias traigan a flote el encubrimiento de todo un país y una escena luchística de su asesinato.  Estos mismos pacientes de SJHG son los mismos que se enfurecieron cuando El Cuervo fue lastimado intencionalmente por Ángel y Demonio en México y luego estaba siendo promovido como el peligroso que lanza bloques en varias empresas de dicho país.

Lamentablemente, dependiendo de tu edad, el SJHG es difícil de curar. Muchas veces no hay vuelta atrás cuando comienzas a tener estos síntomas. Ya la misma New Generation Championship Wrestling en Florida sufre de este síndrome y podría esparcirse, de no prevenirse, en la isla a las masas jóvenes. ¿Cómo puedes detectar los síntomas en una compañía o promotor en la isla que pueda sufrir de este síndrome? Sigue las siguientes patologías:

  • Indica que José Huertas González es inocente y que solo se defendió de Bruiser Brody.
  • Acusa a Tony Atlas y a todos los presentes de esa noche en acusar falsamente al Invader I. Esto incluye cualquier documental, libro o artículo en que se incrimine a Invader.
  • Indica que ya el asesinato pasó y que debemos movernos.
  •  Incluso, dice que Invader I es necesario en estos tiempos, porque nadie tira una promo como él.
  • Indica que Bruiser Brody se lo buscó y que era un abusador y por eso Invader I lo asesinó (en “defensa propia” claro está).

Si conoces a alguien que muestra al menos tres de estos síntomas, probablemente sufra de SJHG y podría no retroceder.

Emmanuel Figueroa

Emmanuel Figueroa Rosado es un escritor con 5 años de experiencia y colabora con Impacto Estelar en artículos relacionados a la lucha libre boricua. Previamente era el encargado de Lucha Libre en Latinoamérica y el Caribe para Last Word on Pro Wrestling y colaboró con Dave Meltzer en la información de Puerto Rico para el semanario, The Wrestling Observer. También escribe para otros portales como LWOS Life Magazine, Lessons in History y Dialogue& Discourse.

http://impactoestelar.com