Gerardo Mora: Política, Oportunismo e Irresponsabilidad

Articulo

En el primer párrafo de la página de la Comisión de Seguridad del Departamento de Recreación y Deportes de Puerto Rico se muestra un escrito pulsante, que indica la responsabilidad de dicho cuerpo:

El propósito de la Comisión de Seguridad en la Recreación y el Deporte de Puerto Rico es garantizar que las actividades recreativas o deportivas de alto riesgo se lleven a cabo bajo los estándares de seguridad establecidos por ésta y asegurando el máximo bienestar, desarrollo y disfrute de las mismas. La Comisión proveerá y facilitará recursos y servicios a las organizaciones, Municipios, Federaciones, Asociaciones y Clubes proveyéndoles, el asesoramiento y educación para el desarrollo de sus actividades bajo los estándares establecidos por la Ley y la Comisión. [Itálicos añadidos por mí]

Como toda misión de cuerpo gubernamental, la misión que emplea el DRD con su Comisión de Seguridad indica las bases por las cuales se regirán en el futuro. Desde que llegó el Sr. Gerardo Mora como directivo del mencionado cuerpo, parece ser que estas responsabilidades se han vuelto inexistentes, obsoletas y hasta abstractas.

Hace dos años (casi tres), el señor Mora se sentaba con uno de los individuos con menos voz y peor reputación de la escena de la Lucha Libre. La entrevista, que fue analizada en la versión del Impacto Semanal del 19 de junio de 2017, contaba con un director, Mora, en busca de una estricta regulación para la Lucha Libre en Puerto Rico. Mora, que en ese entonces venía fresco de obtener su posición en la comisión de seguridad con la victoria Partido Nuevo Progresista (PNP) de Ricardo Rosselló en el 2016, mostraba un ímpetu de seriedad y enfoque en su labor para “reformar” la ya demacrada escena luchística. En la antes mencionada versión del Impacto Semanal, yo resumí lo que pretendía para ese entonces el señor Mora:

…la Comisión está en busca de esos mismo, detener lo clandestino y hacer esto algo legítimo donde todos estén certificados. Regular con licencias a todos los integrantes de un evento es el primer paso. Cuando miras las estadísticas de quien está certificado y quien no, estos dan unas malas noticias.

Si suena positivo este extracto, es porque lo es. Muchos, incluyendo al escritor, veíamos como algo positivo esta iniciativa por la comisión de finalmente nivelar la escena luchística en semejanza con Estados Unidos. Sin embargo, Mora y su “misión” demostró ser inexistente y plagada errores y oportunismo.

Desde que se reunió a los luchadores en el DRD en San Juan y se juró regular la lucha libre, la escena sigue intacta. La licencia que tanto alababan era un simple documento de $20 que no le brindaba ningún beneficio a los luchadores, no los protegía y ni siquiera funcionaba para poder diferenciarse de un luchador sin licencia. Las luchas clandestinas siguieron su ruta, con Mora y su supuesto cuerpo acompañado del Departamento de Hacienda teniendo la misma presencia que Savio Vega cuando es hora de pagar lo debido a un talento. Los luchadores con el tiempo reconocieron, como ha sido con la administración con la que Mora se mezcla, que todo fue promesas vacías, sin fundamento.

Ahora, dos años en el presente, Mora quiere contar la misma historia y con más amenaza. Según Metal, quien entrevistó a Mora para su programa en Fox Deportes (PR), “el comisionado indicó que le dio tres años a los luchadores y empresas para ponerse al día.” Mora aparenta haber dejado una puerta abierta para que todos recibieran su licencia y los promotores se registraran para “estar al día” o “en ley”. Pero, según este (Mora), ya este año vienen a poner orden en la Lucha Libre. En tono amenazante, este insípido esqueleto del DRD le indicó a WWC y a Ricky Banderas:

Mora: “Te voy a hablar claro Capitol [WWC]… Está… está [sic] anunciando a Ricky Banderas. El [Banderas] no tiene licencia.”

Metal: “Uy”

Mora: “Ehh… Por favor te pido. Empiecen a trabajar… Hermanos Colón, con las licencias de sus luchadores. Porque yo no quiero aparecer con Hacienda ahí y que tengas problemas. Te pido de por favor y Jovica sabe la caldiad de persona que soy… y tu padre sabe la calidad de persona que soy yo… No quiero tener que ir a un evento y tener que paralizarle el evento por falta de licencias de los luchadores. Te lo estoy diciendo para que después no digas que Mora fue malo.”

Uno puede notar en el tono la misma seriedad con la que engañó a los luchadores hace tres años. Incluso, la misma narrativa de bajar con “hacienda”. Se puede inferir que lo que ha cambiado es que se aumentó un tono amenazante en contra de una de las empresas más grandes de la isla (la más antigua). ¿Irá el señor Mora a WWC de llegar a no ocurrir un acuerdo? No lo dudo y más ahora que quiere probar un punto. Pero el punto aquí es otro y notable. Mora estuvo desaparecido en la industria por tres años y la labor ha sido pésima. Ahora, que nuevamente hay aires de nuevas administraciones y elecciones, ha salido de la cueva a reclamar su posición como directivo. El problema que el Sr. Mora tiene en sus manos ahora mismo es el siguiente: nunca fue una figura de autoridad, nunca empleó sus promesas y su labor en otros deportes ha sido de igual manera, garrafal.

En una columna por Carlos González de Primera Hora, se reseña la acción (o inacción de Mora) en el deporte del boxeo:

Está estipulado que cada Comisión bajo la sombrilla del DRD deben estar conformadas por personas con amplio conocimiento en el respectivo deporte que representa. Sin embargo, la filosofía de Mora parece ser que los comisionados son artículos decorativos de poca relevancia. Si esa es la realidad, sería lógico anticipar que para él los reglamentos son letra muerta.

Cómo está operando la Comisión de Boxeo en Puerto Rico es un misterio. El reglamento estipula que puede estar compuesta por hasta un máximo de siete personas. No obstante, actualmente solamente cuatro están ejerciendo las diversas responsabilidades.

González luego explica que Mora y sus colegas no están preparados para hacer valer a la comisión de seguridad. Mas habla de una sospecha de contrataciones de empleados que ya no están ni siquiera en el país. Finalmente, el escritor le da la última conclusión que necesitamos para saber de la labor de Mora fuera de la Lucha Libre:

¿Cuáles serán las intenciones de Mora? Por el momento, no están claras, pero sus conexiones dentro del Senado son evidentes. En las redes sociales, Mora ha publicado imágenes de diversas actividades políticas junto al senador del Partido Nuevo Progresista (PNP), Axel “Chino” Roque Gracia, quien presidente la Comisión de Juventud y Deportes. O sea, Mora da la impresión de que está pasando una factura por haber ayudado durante una pasada campaña.

La Comisión de Boxeo Profesional requiere cambios profundos, no superficiales. Los mismos deben estar a cargo de aquellas personas con suficientes méritos y conocimientos para poner en marcha el deporte hacia la dirección correcta. Gerardo Mora, Adriana Sánchez Parés y Maxye Díaz -sub secretario del DRD- son los menos indicados porque la Comisión de Boxeo sí existe para fiscalizar.

Si un deporte con tanta seriedad y mayor tradición que la lucha libre, que tiene mayor recepción en la comunidad boricua está enfrentando estos problemas con Gerardo Mora, ¿qué le espera a la Lucha Libre?

Según varios oficiales de las empresas principales de Puerto Rico, lo que se espera sigue siendo poco. Un oficial de una escuela de lucha libre con bastante amplitud me indicó que Mora solo ha posado con cámaras y empleado a que paguen licencias sin ninguna rigurosidad a $20. Es decir, hoy yo puedo ir con los papeles que me requiere la comisión que dirige Mora y me pueden dar una licencia de luchador, sin ningún entrenamiento previo. Además, este oficial indicó que Mora no tiene el equipo ni la visión necesaria para a estas alturas del año emplear una fiscalización. Cabe destacara que el cambio sintaxis aquí. Para el boxeo, Mora indica que quieren facilitar. Pero, ahora, quiere fiscalizar, con un año antes de elecciones.

La empresa de lucha libre, CWA, va más lejos, indicando las fallas en el reglamento que trabajó el ahora promotor Edwin Vázquez Ortega (Cobra), en el 2015. Según la empresa, CWA está eximido del reglamento de la comisión, por una falla del ahora arcaico reglamento al cual Mora quiere adherirse: “El reglamento indica que el evento de lucha libre tiene que presentarse en un cuadrilátero de 16 X 16 o 20 X 20…” El oficial añade: “como todos saben, CWA presenta un hexadrilátero… tecnicamente CWA no práctica la Lucha Libre, CWA no presenta lucha libre… según el reglamento. No obstante, nosotros nos regulamos de manera efectiva… mantenemos y seguimos la mayoría del reglamente firmado del 2015.”

El oficial de CWA incluso ataca el tan aclamado reglamento que ahora el Sr. Mora quiere valer: “…ese reglamento es una exacta copia del reglamento firmado en 1997 me perece o 1999. Para aquel entonces lo firmó la secretaria de estado , Norma Burgos, bajo la administración de Pedro Rosselló. … ese fue el último reglamento que fue firmado previo al del 2015. Por lo tanto hay un lapso de 15 años… en el cual el reglamento nuevo se pudo atemperar a los tiempos y no se hizo… problema con el reglamento es la intervención lo que una compañía puede o no puede hacer.” El oficial concluye que el fanático y los promotores están de acuerdo con se regule la industria.

Claro está, todo están de acuerdo, el problema, como ya hemos probado, ha sido la nefasta labor de Mora. La WWL en este caso no quiso emitir comentarios, pero estaban analizando la historia de la Lucha Libre como un espectáculo para saber que hacer próximamente.

Así que, después de todo lo mencionado, ¿qué nos queda de la imagen del señor Gerardo Mora? Con lo que hemos podido esculcar, se puede concluir que Mora es un oportunista, que se adhiere al poder político para llegar a su posición en la Comisión de Seguridad. Que su filosofía de “facilitar” en vez de “fiscalizar” lo ha llevado a tener un grave desempeño en su comisión y que, ahora que se acercan las elecciones, quiere remediar su labor. En la Lucha Libre, los únicos contactos que hace es cuando hay cámaras, especialmente las que le provee el necrófago de Metal, quien quiere aparentar neutralidad, pero en el fondo es un polémico barato, que siempre que se acerca alguna cartelera en donde puede estar envuelto su nombre, crea una torpe controversia para que se acuerden de su antiestética cara. Gerardo Mora puede ahora venir a regular lo que nunca pudo hacer, pero la realidad del caso es que su récord grita politiquería, irresponsabilidad y oportunismo.

Emmanuel Figueroa

Emmanuel Figueroa Rosado es un escritor con 4 años de experiencia y colabora con Impacto Estelar en artículos relacionados a la lucha libre boricua. Previamente era el encargado de Lucha Libre en Latino America y el Caribe para Last Word on Pro Wrestling y colaboraba con Dave Meltzer en la información de Puerto Rico para el semanario, Wrestling Observer Newsletter. Actualmente escribe para Last Word on Sports Life Magazine en temas relacionado con las ciencias y reseña de libro de no ficción.

http://impactoestelar.com