¿En Serio Necesitaban Que Bray Wyatt Lo Confirmara?

Articulo

Saliendo de Super Showdown, ‘The Fiend’ Bray Wyatt perdió su Campeonato Universal ante Bill Goldberg de una manera bastante decisiva. Una lucha corta vio el titulo cambiar manos. Muchos no estaban alegre con la decisión. Totalmente ignorando la terrible presentación que rodeaba cada lucha de The Fiend. ¿Fue culpa de el? Claramente no. Muchas cosas se podían arreglar sobre el, pero WWE simplemente las ignoraban. Ellos creían tener algo grande en sus manos y los fanáticos también. A lo mejor estaban correcto. Pero con todo lo que WWE agarra, tienen que hacerlo a su manera. Ante bien o mal. Por la mayor parte, logran cambiar bien a mal. The Fiend fue similar caso.

Luego de la lucha con Goldberg, Bray Wyatt se expreso en Twitter, mostrando que no. No estaba alegre. Un fanatico simplemente le pregunto si WWE entierra talento. El plenamente respondió “Si”. Claro, puede ser frustración de una decisión repentina. No seria la primera vez. No sera la ultima vez. Es mas común de lo que uno piensa.

Esto por supuesto surgió en varios portales de lucha libre. Preguntando lo mismo. ¿Sera cierto? A eso pregunto yo: ¿Eres ciego?

¿Donde estuviste para Dean Ambrose? ¿No viste que paso Cedric Alexander, Ricochet y otros en Raw en meses recientes? Esto no es nada nuevo. WWE constantemente se rinde en empujar talento. O para ser mas preciso, Vince McMahon se rinde. Sea porque pierde interés, no los ve a su gusto o simplemente el efecto pánico de los ratings. Esto lleva años pasando. Continuara pasando mientras tengamos un encabezado neurotico como Vince McMahon. Alguien que no parece tener paciencia para resultados al largo plazo. Los quiere de inmediato.

¿Pero es todo culpa del manejo creativo? A veces. En el caso de Bray Wyatt, siento que si. Su primera lucha con Finn Balor en Summerslam fue intensa rápida y efectiva. Pero luego de eso, vinieron las luces rojas, el “no-sell” de movidas y el hecho que sus luchas pasaron de durar solo 5 minutos a 25 con todos estos detalles innecesarios encima. Para colmo, paso de una atracción especial a ser el retador al titulo Mundial en un solo mes. Fue demasiado a la vez y demasiado rápido. Muchos van a querer decir que los fanáticos simplemente brincan de una modalidad a otra. Pero eso es un punto de vista casi totalmente ciego a lo que esta pasando. Nadie pidió luces rojas. Nadie pidió a The Fiend hiendo tras el Campeonato Universal tan solo un mes después de debutar. Nadie pidió 20 minutos de ‘no-selling’ bajo dicha luz roja. Pero eso no detuvo a WWE y The Fiend se vio afectado gravemente. Asistencias a eventos de Smackdown bajaron. Ratings no se movieron y cuando Goldberg fue coronado los ratings subieron de inmediato.

Bajo la lógica torcida de WWE, van a decir que su movida fue la correcta. Y dado a la presentación reciente de The Fiend, la simple realidad es que hay mucho mas confianza en ver a Roman Reigns chocando con Goldberg que teniendo alguna loca ocurrencia con The Fiend. Ya vimos el rotundo fracaso que fue el feudo con Seth Rollins. Y recordamos cuando se pusieron a “experimentar” con Randy Orton años atrás.

WWE en su propio mal manejo hizo a Goldberg verse como una opción mas atractiva que The Fiend, de nuevo cortandole las patas a un joven talento. Claro, Goldberg todavía esta en impresionante condición física para un hombre en sus 50 y todavía es tan carismático como era en el 1998. Encima de todo, se ha vuelto tremendo con promos en su tarde edad. Pero al mismo tiempo, es la trampa usual de depender de ‘part-timers’ cual se siente como un problema en WWE de nuevo recientemente. A lo mejor cambia después de Wrestlemania con Roman Reigns de Campeón pero eso no cambia que vemos el fallo.

AB Morales

Creador de Impacto Estelar, fanático de la lucha libre por casi 20 años, observador de mas de 20 horas por semana de lo mismo. Amador del anime y videojuegos semi-clásicos. He sido escritor sobre la lucha libre por 3 años, creando una reputación como uno de los mas honestos y confiables reporteros de la lucha libre en la isla de Puerto Rico. Por lo menos eso me dicen.